Crece la producción de carnes

carnes

En el último mes el valor de la hacienda en pie registró una corrección de 4,5% con relación a marzo, quedando el precio promedio en $ 14,655 por kilo. De esta manera, entre puntas del año (abril vs. diciembre de 2014) apenas acumuló un alza de 0,7%, al tiempo que la velocidad de crecimiento interanual bajó a 14,9%.
A la inversa, durante abril el precio al consumidor de la carne vacuna siguió subiendo. El alza fue de 1,5% mensual, la segunda más alta del año (detrás del pico de 3,0% registrado en marzo). Y al considerar la evolución entre puntas del primer cuatrimestre del año, el aumento del precio promedio de los principales cortes vacunos llegó a 6,4%, distanciándose en forma apreciable del precio del animal en pie.
Lo mismo ocurrió en la comparación interanual, ya que el ritmo de aumento del precio al consumidor de la carne se mantuvo en 22,1% anual, mientras que el de la hacienda descendió a 14,9%, como se señaló anteriormente.
Igualmente, cuando se extiende el período de análisis se observa que el precio de la hacienda en pie acumuló un alza apenas mayor a la del precio promedio de los cortes vacunos. Tomando como punto de partida al mes de agosto de 2009, que es cuando finalizó la última fase de liquidación de vientres, hasta abril del corriente año el precio de la hacienda en pie acumuló una suba de 422,6%, al pasar de $ 2,8 a $ 14,655 por kilogramo vivo, al tiempo que el precio promedio de la carne vacuna exhibió un aumento de 408,4%. En consecuencia, a pesar de la mayor velocidad de aumento que tuvo el precio de la carne en lo que va del año, el precio relativo carne vacuna/hacienda en pie todavía registra una baja de 2,7% en comparación con agosto de 2009.
En abril los precios de las carnes aviar y porcina subieron en forma significativa. La carne aviar registró un alza de 3,7% mensual, luego de tres meses en los que las idas y vueltas lo habían dejado en el mismo nivel de diciembre del año pasado. De este modo, entre puntas del año tuvo un aumento también de 3,7%. En tanto que la carne porcina tuvo un incremento de precio de 2,9% mensual, el más elevado del año, y entre puntas del primer cuatrimestre la suba acumulada fue de 4,5%.
En términos anuales, en abril el precio de la carne porcina fue el que más se encareció (30,2%), superando en forma apreciable el alza del precio promedio de la carne vacuna (22,1%). Por su parte, el precio del pollo registró un aumento de sólo 6,1% anual. En consecuencia, el precio relativo de la carne vacuna cayó con respecto al de la carne porcina (-6,2% anual) y subió con relación al de la carne aviar (15,1% anual).
En lo que respecta al poder de compra del salario, entre abril de 2014 y abril del corriente año habría mejorado con relación a la carne vacuna y aviar, pero habría retrocedido levemente con respecto a la carne porcina. En promedio los salarios experimentaron una actualización de 29,0% anual, lo que implicó una mejora de 5,6% en relación al precio de la carne vacuna y de 21,5% con respecto al del pollo. En cambio, disminuyó 0,9% en términos del precio de la carne porcina.
Pero, al considerarse un período de tiempo más prolongado, se observa que el salario medio perdió capacidad adquisitiva en relación al nivel general de precios (IPC Congreso) y, en particular, con relación a las carnes vacuna y porcina. Desde enero de 2013 hasta el presente el salario real disminuyó 2,3% en comparación con el nivel general de precios al consumidor, en tanto que retrocedió 4,6% la capacidad de compra de carne vacuna y 7,8% la de carne porcina. Sólo se observó una mejora frente a la carne aviar, que fue de 19,9% entre puntas del período considerado.
El mercado interno absorbió 846,5 mil toneladas r/c/h de carne vacuna, es decir 92,8% del total producido en enero-abril de 2015. El consumo interno creció 3,0% con relación al primer cuatrimestre del año pasado, explicando 59% del crecimiento de la producción de carne vacuna. Pero, como el crecimiento del mercado doméstico fue inferior al de la producción total, su importancia relativa descendió 1,6 puntos porcentuales con respecto a un año atrás. No obstante ello, todavía se mantuvo entre las más elevadas de los últimos veinte años.
Y en lo que respecta al consumo per cápita de carne vacuna, el promedio móvil de los últimos doce meses se ubicó en abril en 59,3 kilos/años. En relación a abril de 2014, se registró una caída de 4,6%. En tanto, cabe señalar que fue el cuarto dato más bajo de 2002 hasta la actualidad, como se puede observar en el gráfico precedente (sólo se observaron registros menores en 2011/2012 y en 2003).
En abril la actividad de la industria frigorífica vacuna se ubicó en un nivel 1,9% superior al promedio de los últimos doce meses y 4,4% por encima de abril del año pasado. En total se faenaron 1,035 millones de cabezas, es decir 44 mil cabezas más que un año atrás.
Pero en una perspectiva histórica, el nivel de actividad de abril de 2015 quedó 4,9% por debajo del promedio de los abriles de 1980 a 2014.
En este escenario, creemos importante destacar la nueva disminución de la participación de la faena de hembras en el total. En el cuarto mes del año la faena de hembras equivalió a 43,6% de la faena total, registrando una disminución de 0,5 puntos porcentuales con relación a abril del año pasado y ubicándose en el límite inferior de la banda crítica considerada necesaria para sostener el nivel de existencias.
Durante el primer cuatrimestre del año la faena total llegó a 4,072 millones de cabezas y experimentó un crecimiento de 2,4% interanual. Este año se enviaron a faena casi 96 mil cabezas más que en enero-abril de 2014.
En abril se llegaron a producir 232 mil toneladas res con hueso (tn r/c/h) de carne vacuna. El avance interanual fue de 6,4%, lo que implicó volcar al mercado casi 14 mil tn r/c/h más que en abril de 2014. El peso promedio de la res en gancho pasó de 220 kilogramos a 224 kilogramos entre los meses considerados (1,9% anual).
En el primer cuatrimestre del año la producción de carne vacuna ascendió a 912 mil tn r/c/h. En relación al mismo período de 2014 se observó un avance de 4,7%, lo que implicó que de la industria salieran 41.167 tn r/c/h más de carne vacuna que en enero-abril de 2014.
Finalmente, en marzo se exportaron 11.803 toneladas peso producto (tn pp) de carne vacuna. Esto representó una mejora de 62,4% interanual, al comparar con las ‘pobres’ 7.267 tn pp exportadas en marzo de 2014. Y al agregar estos guarismos, el primer trimestre del año cerró con un volumen total exportado de 33.601 tn pp, el que resultó 40,9% mayor al registrado en igual trimestre de 2014. En total se colocaron 17.042,6 toneladas res con hueso (tn r/c/h) en marzo (61,3% anual) y 48.626 tn r/c/h en enero-marzo (39,2% anual).

Las exportaciones de menudencias y vísceras totalizaron 9.481 tn pp y exhibieron una mejora de 34,9% anual. Pero ello no alcanzó para compensar los retrocesos de los dos meses anteriores. Por ello, en el primer trimestre del año el volumen exportado de estos productos resultó 3,5% menor al de enero-marzo de 2014 (28.572 tn pp).
La facturación por exportaciones de carne vacuna fue de 87,6 millones de dólares en marzo y llegó a 235,8 millones de dólares en el primer trimestre de 2015. En relación a iguales períodos del año pasado se observaron mejoras de 33,7% y 20,3%, respectivamente. El gran crecimiento de los volúmenes exportados fue compensado de manera parcial por la disminución del precio unitario. Este último registró una caída de 14,6% anual en el primer trimestre del año, al ubicarse el promedio en 7.018 dólares por tn pp.